sábado, diciembre 29, 2007

FELIZ 2008

En dosmilocho,
No leas el destino,
Escribamoslo.

jueves, diciembre 27, 2007

te imagino

te imagino
con el fusil en la mano
poniendo una rosa en la punta
y lanzándote al ataque
sin mas balas
q tu corazón.
¡Por el amor!
Gritas.
Mientras las balas zumban a tu alrededor
de repente el silencio
el enemigo derrotado
tan solo
por la sinrazón de tu amor
cae arrodillado suplicando perdón
le abrazas y dices tu ultima oración

martes, diciembre 18, 2007

En Torrejón de Ardoz no hay especulación

«En Torrejón no existe especulación. Todos los terrenos urbanos tienen una calificación concreta y las pocas construcciones que se han realizado con un exceso de volumen se han permitido a cambio de concesiones recíprocas de terrenos en favor del Ayuntamiento», ha manifestado a EL PAIS el alcalde de la localidad madrileña de Torrejón de Ardoz.

En Torrejón de Ardoz no hay especulación

La segunda noticia de Elpais.com que tiene noticias desde 1976.

Índice de noticias del Martes, 04 de Mayo de 1976

martes, diciembre 04, 2007

lunes, diciembre 03, 2007

lunes, noviembre 19, 2007

viernes, noviembre 16, 2007

Concierto gratis en Leganes

http://www.viveparacumplirlo.com/

Andy y Lucas, Hanna, Conchita, D’Nash, Banghra, Melocos, Iguana Tango, Santa Fé, serán los grupos que este domingo 18 tocarán gratis en la cubierta dentro de la campaña de seguridad vial de Mapfre.

Solo tienes que rellenar un formulario y te mandan un mensa al móvil que será necesario para imprimirte la entrada.

miércoles, octubre 31, 2007

Fantasmas

No apto para personas asustadizas y con problemas cardíacos.

miércoles, octubre 10, 2007

Transmission Control Protocol

TCP (Transmission Control Protocol, en español Protocolo de Control de Transmisión) es uno de los protocolos fundamentales en Internet. Fue creado entre los años 1973 - 1974 por Vint Cerf y Robert Kahn). Muchos programas dentro de una red de datos compuesta por ordenadores pueden usar TCP para crear conexiones entre ellos a través de las cuales enviarse un flujo de datos. El protocolo garantiza que los datos serán entregados en su destino sin errores y en el mismo orden en que se transmitieron. También proporciona un mecanismo para distinguir distintas aplicaciones dentro de una misma máquina, a través del concepto de puerto.

http://es.wikipedia.org/wiki/Transmission_Control_Protocol


Establecimiento y cierre de una conexión TCP

Caso de apertura de conexión simultanea y cierre de conexion simultanea.

Taxonomias

Taxonomías para la categorización y la organización de la información en sitios web

lunes, octubre 08, 2007

Resumen Fundamentos Web 2007

Fundamentos Web 2007
Fundamentos Web 2007 en fotos

Miércoles, 3 de Octubre 2007

CSS: 10 años y los que le quedan por cumplir

Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
Bert Bos (W3C)


Ajax a Prueba de Balas
Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
Jeremy Keith (Clearleft)

Problemas de Ajax

Diseñando la Nueva Generación de Aplicaciones Web
Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
Jeffrey Veen (Google)


Nuevas tecnologías, tecnologías accesibles
Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
Matt May (Adobe)

Movilidad y Estándares Web
Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
Arthur Barstow (Nokia)


Mesa Redonda: Navegando entre Nuevas Tecnologías
Así lo vio Tipix
Moderador:
Bert Bos (W3C)

Invitados:
Charles McCathieNevile (Opera)
Doug Stamper (IE)
Mike Schroepfer (FireFox)
Arthur Barstow (Nokia)
Allan Sandfeld (Konqueror)


Jueves, 4 de Octubre

Diseñar para y con la Comunidad Web
Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
George Oates (Flickr)


Portabilidad de Redes Sociales
Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
Tantek Çelik (Tantek.com)


La labor del W3C en torno a los lenguajes de directivas.

Rigo Wenning (W3C)

Widgets de Joost: una Plataforma para la televisión social
Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
Dan Brickley (Joost)


Mesa Redonda: Espacios colaborativos: la interacción en la Web
Así lo vio Torres Burriel
Así lo vio Tipix
(Incluye entrevista on-line a Tim Berners-Lee (W3C))

Moderador:
Fernando Claver (PC Actual)

Invitados:
Dan Brickley (Joost)
Tantek Çelik (Tantek.com)
Hannah Donovan (Last.fm)
Eduardo Manchón (Panoramio)
Ismael Nafría (Prisacom)
George Oates (Flickr)
Rigo Wenning (W3C)

Viernes, 5 de Octubre

Taller: Microformatos por Tantek Çelik
Así vio el Taller de microformatos obokaman

¿Qué son los Microformatos?
Un Microformat o Microformato (a veces abreviado con μF o uF) es una forma simple de agregar significado semántico a un contenido legible por el humano y que para la máquina es sólo texto plano. Están ideados para ser usadas en páginas web que usen HTML o XHTML, de manera tal de que la información pueda ser indexada, guardada, referenciada, reusada o combinada.
Web Semantica Para torpes.
http://microformats.org/

miércoles, septiembre 26, 2007

Breadcrumb, Camino de navegación, rama de navegación

Es una técnica de navegación.
Existen tres tipos:
1 Va guardando el camino que ha seguido el usuario hasta llegar a ese documento
2 Nos dice la clasificación del documento dentro de nuestro árbol de navegación
3 Nos muestra los descriptores dentro de los cuales se clasifica el documento.

Breadcrumb

Navegación facetada

Navegación facetada, una introducción al tema

La navegación facetada es un sistema por el cual los contenidos pueden ser descriptos por más de una dimensión, a diferencia del conocido esquema jerárquico, este tipo de navegación ofrece a los usuarios la posibilidad de buscar información en base a una o mas perspectivas.

lunes, septiembre 24, 2007

Y UNO APRENDE

Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma.

Y uno aprende
que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad.

Y uno empieza a aprender...
Que los besos no son contratos
y los regalos no son promesas.

Y uno empieza a aceptar sus derrotas
con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes...
Y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo
uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.

Así es que uno planta su propio jardín
y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale,
uno aprende y aprende...

Y con cada adiós uno aprende...

Jorge Luis Borges.

(Nota: A ver si aprendo de una vez!!)

martes, septiembre 18, 2007

W3C Mobile Web Best Practices Working Group

W3C Mobile Web Best Practices Working Group
Making Web access from a mobile device as simple, easy and convenient as Web access from a desktop device.

Mobile Web Best Practices 1.0

lunes, septiembre 17, 2007

en bicicleta

al fin el otro día pudimos ir
cogimos nuestras bicis, éramos mil
pedaleando
alcanzamos sonrisas, necesitamos más
Se ve, ya está cerca, acompáñame
coge mi mano ¿para qué volver?
el camino es más largo si tú no estás
sólo miramos de frente, jamás atrás
y sin embargo
si estamos todos juntos nada nos vencerá

Se ve, ya está cerca, acompáñame
coge mi mano ¿para qué volver?

La Buena VidaEn bicicleta

martes, septiembre 11, 2007

miércoles, julio 25, 2007

A VECES, CUANDO EN ALTA NOCHE

A veces, cuando en alta noche tranquila,
sobre las teclas vuela tu mano blanca,
como una mariposa sobre una lila
y al teclado sonoro notas arranca,
cruzando del espacio la negra sombra
filtran por la ventana rayos de luna,
que trazan luces largas sobre la alfombra,
y en alas de las notas a otros lugares,
vuelan mis pensamientos, cruzan los mares,
y en gótico castillo donde en las piedras
musgosas por los siglos, crecen las yedras,
puestos de codos ambos en tu ventana
miramos en las sombras morir el día
y subir de los valles la noche umbría
y soy tu paje rubio, mi castellana,
y cuando en los espacios la noche cierra,
el fuego de tu estancia los muebles dora,
y los dos nos miramos y sonreímos
mientras que el viento afuera suspira y llora!

.................................................................................

¡Cómo tendéis las alas, ensueños vanos,
cuando sobre las teclas vuelan sus manos!
Asuncion Silva

Rebeldias Posibles

Escena Contemporánea
Rebeldías posibles
Compañía Cuarta Pared
Web: www.cuartapared.es
Ficha artística:
Dirección: Javier G. Yagüe
Autores: Luis García-Araus y Javier G. Yagüe
Espacio escénico y vestuario: María Luisa de Laiglesia
Iluminación: Cuarta Pared
Edición de sonido: Carlos Bercial
Fotografía: Alberto Soler
Ayudante de dirección: Elvira Sorolla
Diseño gráfico José Antonio Aguado

Intérpretes: María Antón, Frantxa Arraiza, José Melchor, Javier Pérez-Acebrón, Asu Rivero y José Sánchez

Compañía, Producción, Comunicación y Distribución Cuarta Pared
Sinopsis:

Rebeldías posibles habla de alguien decente en un mundo indecente, en medio de esas indecencias que tomamos por normales. Habla de muchas cosas que hoy no valen nada: la sobriedad, la tenacidad, el idealismo, la ingenuidad. Rebeldías posibles es una fábula que cuenta la historia de un hombre que decide reclamar a una empresa de servicios la devolución de unos céntimos por estar en desacuerdo con el criterio aplicado en las tarifas. Ante el desinterés de la empresa por responder a su reclamación, decide llegar hasta el final por medio de reclamaciones, recursos y apelaciones. A partir de ahí, su vida se desliza por una pendiente de final impredecible.
Trayectoria profesional

El motor que impulsa el trabajo de Cuarta Pared es la inquietud artística por encontrar las formas y los contenidos que mejor reflejen el mundo en su complejidad actual. Pretende hacer un teatro contemporáneo que sea testigo de su época y que además se implique en la búsqueda continua de referentes nuevos, explorando caminos desconocidos y abriendo perspectivas. Entre los premios que avalan su trabajo destacan el premio El Ojo Crítico de teatro en 1999 y tres Premios MAX (al mejor productor privado de artes escénicas, al mejor espectáculo infantil por Marcelo, un extraño forastero y al mejor texto en castellano por Las manos)

Madrugada de cobardes

LaNetro
Un ladrón de guante blanco, armado con su labia (Juan Carlos Naya), y un guardia de seguridad de un banco, más astuto de lo que parece (Ángel Solo), se enfrentan con secretos y mentiras.

Hora y media es lo que tienen ambos personajes para mostrarnos todo lo que esconden. O casi todo. La obra transcurre en tiempo real en el interior de una cámara acorazada, el único lugar "seguro" del planeta, el único sitio en el que se puede decir y hacer lo que se quiera sin temor a ser controlados por cámaras, detrás de las que se encuentran intereses económicos y de poder. Y es en ese espacio, arrancado a la vista, donde se depositan las bases de la sociedad: los secretos más horribles, los escándalos más absolutos se ocultan en los sotanos de los bancos. Todo lo que hay que esconder se esconde allí a cambio de dinero. Pero, ¿y si alguien, digamos un ladrón, los destapa y los deja a la vista? "Se puede perdonar lo que no se ve, lo entiendo. Pero ahora tú, ya lo has visto".

Esto le plantea el ladrón al guardia de seguridad. Una vez que conoces esos secretos, ¿te conviertes en cómplice si no los denuncias? Pero, si lo haces, ¿cómo explicar que hayan salido a la luz, que hayan sido secretos profanados? ¿Es justo que los crímenes más atroces sean ocultados? ¿Es ética una sociedad que no se plantea que los que tienen el mayor poder lo usen para ocultar los secretos más horrendos (pederastia, corrupción, tráfico de drogas, chantajes…)? ¿Es justo que el que puede pagar una caja de seguridad adquiera el derecho de saltarse todas las normas?

martes, julio 17, 2007

Para que tu web se vea WAI

http://www.w3c.es/Traducciones/es/WAI/intro/accessibility
en ella encontrarás:
¿Qué es la Accesibilidad Web?
¿Por qué la Accesibilidad Web es importante?
Hacer la Web Accesible

lunes, julio 16, 2007

viernes, julio 13, 2007

Redes Sociales

Sistemas de Inteligencia Web basados en Redes Sociales (PDF)
Pajek

Trato Trato Trato


No hay dia que pase
que yo no me acuerde de ti
no hay labios que bese
que no, no me sepan a ti
tu te quedaste para siempre aqui
en mi pensamiento
tu me dominas
tienes el control
de mis sentimientos
aunque estes lejos
de nada me sirve
porque yo te quiero
ay, mas que ayer
ay, mas que ayer

Coro

yo trato, trato, trato
pero no te olvido
yo lucho, lucho, lucho
y no lo consigo
lo pongo todo de mi parte
y no es suficiente
es como seguir nadando
contra la corriente
contra la corriente, amor

Repite Coro

no hay noche que llegue
que yo no te sienta aqui
tu te quedaste para siempre
aqui en mi pensamiento
tu me dominas
tienes el control
de mis sentimientos
aunque estes lejos
de nada me sirve
porque yo te quiero
ay, mas que ayer
ay, mas que ayer

Repite Coro

Wow!

he tratado de olvidarte
y todavia no lo consigo
todavia siento tu amor
en mi pecho encendido
he tratado de olvidarte
y todavia no lo consigo
y es que cada anochecer
deseo estar contigo
he tratado de olvidarte
y todavia no lo consigo
que me hiciste, que me diste
que quede por tu amor mal herido, ohhhh

Wow!

Yo lucho y lucho, ay como lucho
yo trato y trato, pero es en vano
Yo lucho y lucho
Pero te extrano
ay, como lucho
que sigo pensando
yo trato y trato
trato de olvidarte
pero es en vano
pero te amo
pero te amo!

no te olvidare
y no me diga que no es suficiente
porque yo siempre te voy a querar
Yo lucho y lucho
Es una lucha perdida
tu solo nombre me excita
y ven, ven, ven
que estas en mi pensamiento
como una llama encendida

Ehhhhh!

Ay, como lucho
Contra la marea
trato y trato
trato y trato
busco y busco
lucho y no lo consigo

Herramientas para google

site:nexodo.blogspot.com
inanchor:nexodo
link:nexodo.blogspot.com
touchgraph.com
http://www.cleverstat.com/?from=googlemon
www.google.com/analytics
www.google.com/adsense
adwords.google.com
Herramientas para webmasters

jueves, julio 12, 2007

Ya llegan los coches electricos de verdad

http://motor.terra.es/motor/contactos/articulo/ultimo_smart_sprint_electrico_37334.htm

El Smart eléctrico se probará en londres. Casi 120 km de autonomia a 120 km/h en la version de prueba parecen pocos pero son suficientes para un uso urbano y pensando en que se van a mejorar estas prestaciones.

Tambien ha sacado, Tucano, una nueva version de bicicleta electrica bastante interesante para uso mixto. Con una estetica bastante gamberra y algo retro. Se trata de la tucano uomo plus.



http://www.tucanobikes.net/uomoplus_imagenes.html

martes, julio 03, 2007

El transporte del futuro


http://www.beb.com.es/uomo.html
La bicicleta eléctrica será el transporte que todos usemos en el futuro. ¿Se parecerá a esta?
FICHA TECNICA:

Motor: 250 W Brushless con SFR*
Bateria: 24V 13Ah
Autonomia: 30-45 Km
Peso bateria: 3,5 Kg
Tipo bateria: Nikel (MH)
Capacidad de carga: 120 Kg
Velocidad maxima: 25 Km/h
Consumo 100 Km: 1Kw/h
Voltaje Cargador: 220V
Tiempo de recarga: 8 horas
Peso sin bateria: 21 Kg
Diametro rueda: 26"
Chasis de aluminio
Indicador de carga de la bateria
Cambio de velocidad:
SHIMANO, 6 velocidades

*Sistema de recarga bateria en bajadas y frenada

lunes, junio 04, 2007

Trainspotting


"Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia, elige un televisor grande que te cagas, elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas electricos. Elige la sal, colesterol bajo y seguros dentales, elige pagar hipotecas a interes fijo, elige un piso piloto, elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego, elige pagar a plazos un traje de marca en una amplia gama de putos tejidos, elige el bricolaje y preguntate quien coño eres los domingos por la mañana, elige sentarte en el sofa a ver tele-concursos que embotan la mente y aplastan el espiritu, mientras llenas tu boca de puta comida basura, elige pudrirte de viejo, cagandote y meandote encima, en un asilo miserable, siendo una carga para los niñatos egoistas y hechos polvo que has engendrado para reemplazarte, elige tu futuro, elige la vida. Pero ¿porque iba yo a querer hacer algo asi?. Yo eligi no elegir la vida, yo elegi otra cosa. ¿Y las razones?, ¡no hay razones!. ¿Quien necesita razones cuando tienes heroina? "
Vuelvo a recordar las sensaciones que produjo en mi esta pelicula y la obra de teatro (alfil) gracias a nilibreniocupado Elige la vida

sábado, junio 02, 2007

Después de un Tiempo

Uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma.

Uno aprende que el amor no significa acostarse, y una compañía no significa seguridad.

Uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas.

Uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Después de un tiempo uno aprende que si algo es demasiado, puede perjudicar; recuerda que hasta el calorcito del sol quema.

Uno aprende que cada uno debe plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Uno aprende que realmente puede aguantar, que realmente es fuerte, que realmente vale.

Y uno aprende y aprende con cada día. Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estas al lado de esa persona sólo por acompañar a tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de falsas amistades.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando durante toda la vida a quien heriste.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.
Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.
Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios, multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes.
Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas, o forzarlas a que pasen, ocasionara que al final no sean como esperabas.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.
Con el tiempo aprenderás que, ante una tumba, intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas o que quieres ser amigo, ya no tiene ningún sentido.

Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo...

viernes, junio 01, 2007

Para buscar un coche

Todas las marcas de coches comercializadas en españa con su ficha tecnica, fotos y videos.

jueves, abril 26, 2007

Descojonar

Para levantar un poko la moral al personal la RAE ahora te conjuga los verbos
http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIVerbos?origen=RAE&IDVERBO=descojonarse0

Futuro simple o Futuro

me descojonare
te descojonares
se descojonare
nos descojonáremos
os descojonareis / se descojonaren
se descojonaren

lunes, abril 02, 2007

El Gran dictador

"Lo siento, pero no quiero ser emperador. No es lo mío. No quiero gobernar o conquistar a nadie. Me gustaría ayudar a todo el mundo --si fuera posible--: a judíos, gentiles, negros, blancos. Todos nosotros queremos ayudarnos mutuamente. Los seres humanos somos así. Queremos vivir para la felicidad y no para la miseria ajena. No queremos odiarnos y despreciarnos mutuamente. En este mundo hay sitio para todos. Y la buena tierra es rica y puede proveer a todos. El camino de la vida puede ser libre y bello; pero hemos perdido el camino. La avaricia ha envenenado las almas de los hombres, ha levantado en el mundo barricadas de odio, nos ha llevado al paso de la oca a la miseria y a la matanza. Hemos aumentado la velocidad. Pero nos hemos encerrado nosotros mismos dentro de ella. La maquinaria, que proporciona abundancia, nos ha dejado en la indigencia. Nuestra ciencia nos ha hecho cínicos; nuestra inteligencia, duros y faltos de sentimientos. Pensamos demasiado y sentimos demasiado poco. Más que maquinaria, necesitamos humanidad. Más que inteligencia, necesitamos amabilidad y cortesía. Sin estas cualidades, la vida será violenta y todo se perderá. El avión y la radio nos han aproximado más. La verdadera naturaleza de estos adelantos clama por la bondad en el hombre, clama por la fraternidad universal, por la unidad de todos nosotros. Incluso ahora, mi voz está llegando a millones de seres de todo el mundo, a millones de hombres, mujeres y niños desesperados, víctimas de un sistema que tortura a los hombres y encarcela a las personas inocentes. A aquellos que puedan oírme, les digo: \"No desesperéis\". La desgracia que nos ha caído encima no es más que el paso de la avaricia, la amargura de los hombres, que temen el camino del progreso humano. El odio de los hombres pasará, y los dictadores morirán, y el poder que arrebataron al pueblo volverá al pueblo. Y mientras los hombres mueren, la libertad no perecerá jamás. ¡ Soldados! ¡ No os entreguéis a esos bestias, que os desprecian, que os esclavizan, que gobiernan vuestras vidas; decidles lo que hay que hacer, lo que hay que pensar y lo que hay que sentir ! Que os obligan ha hacer la instrucción, que os tienen a media ración, que os tratan como a ganado y os utilizan como carne de cañón. ¡ No os entreguéis a esos hombres desnaturalizados, a esos hombres-máquina con inteligencia y corazones de máquina ! ¡ Vosotros no sois máquinas ! ¡ Sois hombres ! ¡ Con el amor de la humanidad en vuestros corazones ! ¡ No odiéis ! ¡ Sólo aquellos que no son amados odian, los que no son amados y los desnaturalizados ! ¡ Soldados ! ¡ No luchéis por la esclavitud ! ¡ Luchad por la libertad ! En el capítulo diecisiete de san Lucas está escrito que el reino de Dios se halla dentro del hombre, ¡ no de un hombre o de un grupo de hombres, sino de todos los hombres ! ¡ En vosotros ! Vosotros, el pueblo tenéis el poder, el poder de crear máquinas. ¡ El poder de crear felicidad ! Vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer que esta vida sea libre y bella, de hacer de esta vida una maravillosa aventura. Por tanto, en nombre de la democracia, empleemos ese poder, unámonos todos. Lucharemos por un mundo nuevo, por un mundo digno, que dará a los hombres la posibilidad de trabajar, que dará a la juventud un futuro y a los ancianos seguridad. Prometiéndoos todo esto, las bestias han subido al poder. ¡ Pero mienten ! No han cumplido esa promesa. ¡ No la cumplirán ! Los dictadores se dan libertad a sí mismos, pero esclavizan al pueblo. Ahora, unámonos para liberar el mundo, para terminar con las barreras nacionales, para terminar con la codicia, con el odio y con la intolerancia. Luchemos por un mundo de la razón, un mundo en el que la ciencia y el progreso lleven la felicidad a todos nosotros. ¡ Soldados, en nombre de la democracia, unámonos ! Hannah, ¿puedes oírme? ¡ Dondequiera que estés, alza los ojos! ¡ Mira, Hannah! ¡ Las nubes están desapareciendo! ¡ El sol se está abriendo paso a través de ellas! ¡ Estamos saliendo de la oscuridad y penetrando en la luz! ¡ Estamos entrando en un mundo nuevo, un mundo más amable, donde los hombres se elevarán sobre su avaricia, su odio y su brutalidad! ¡ Mira, Hannah! ¡ Han dado alas al alma del hombre y, por fin, empieza a volar! ¡ Vuela hacia el arco iris, hacia la luz de la esperanza! ¡ Alza los ojos, Hannah! ¡ Alza los ojos!".
Charles Chaplin

viernes, febrero 23, 2007

El 7 de junio Huelga General


Huelga general el 7 de Junio contra el G8

viernes, febrero 02, 2007

Aplicaciones libres

Ahora que nos intentan freir nuestras mentes con el nuevo vista es bueno mirar alrededor y ver las posibilidades que nos ofrece el software libre.
Ubuntu, openoffice, ...

Aquí os dejo un sitio donde buscar alternativas al software comercial. Como ejemplo he buscado alternativas al Project:
http://alts.homelinux.net/search.php?type=priv&q=project

Ir ensayando para mi boda!!!

martes, enero 23, 2007

El hombre que plantó árboles y creció felicidad.

Jean Giono.

"Si uno quiere descubrir cualidades realmente excepcionales en el carácter de un ser humano, debe tener el tiempo o la oportunidad de observar su comportamiento durante varios años. Si este comportamiento no es egoísta, si está presidido por una generosidad sin límites, si es tan obvio que no hay afán de recompensa, y además ha dejado una huella visible en la tierra, entonces no cabe equivocación posible.

Hace cuarenta años hice un largo viaje a pie a través de montañas completamente desconocidas por los turistas, atravesando la antigua región donde los Alpes franceses penetran en la Provenza. Cuando empecé mi viaje por aquel lugar todo era estéril y sin color, y la única cosa que crecía era la planta conocida como lavanda silvestre.

Cuando me aproximaba al punto más elevado de mi viaje, y tras caminar durante tres días, me encontré en medio de una desolación absoluta y acampé cerca de los vestigios de un pueblo abandonado. Me había quedado sin agua el día anterior, y por lo tanto necesitaba encontrar algo de ella. Aquel grupo de casas, aunque arruinadas como un viejo nido de avispas, sugerían que una vez hubo allí un pozo o una fuente. La había, desde luego, pero estaba seca. Las cinco o seis casas sin tejados, comidas por el viento y la lluvia, la pequeña capilla con su campanario desmoronándose, estaban allí, aparentemente como en un pueblo con vida, pero ésta había desaparecido.

Era un día de junio precioso, brillante y soleado, pero sobre aquella tierra desguarnecida el viento soplaba, alto en el cielo, con una ferocidad insoportable. Gruñía sobre los cadáveres de las casas como un león interrumpido en su comida... Tenía que cambiar mi campamento.
Tras cinco horas de andar, todavía no había hallado agua y no existía señal alguna que me diera esperanzas de encontrarla. En todo el derredor reinaban la misma sequedad, las mismas hierbas toscas. Me pareció vislumbrar en la distancia una pequeña silueta negra vertical, que parecía el tronco de un árbol solitario. De todas formas me dirigí hacia él. Era un pastor. Treinta ovejas estaban sentadas cerca de él sobre la ardiente tierra.

Me dio un sorbo de su calabaza-cantimplora, y poco después me llevó a su cabaña en un pliegue del llano. Conseguía el agua -agua excelente- de un pozo natural y profundo encima del cual había construido un primitivo torno.
El hombre hablaba poco, como es costumbre de aquellos que viven solos, pero sentí que estaba seguro de sí mismo, y confiado en su seguridad. Para mí esto era sorprendente en ese país estéril. No vivía en una cabaña, sino en una casita hecha de piedra, evidenciadora del trabajo que él le había dedicado para rehacer la ruina que debió encontrar cuando llegó. El tejado era fuerte y sólido. Y el viento, al soplar sobre él, recordaba el sonido de las olas del mar rompiendo en la playa.

La casa estaba ordenada, los platos lavados, el suelo barrido, su rifle engrasado, su sopa hirviendo en el fuego. Noté que estaba bien afeitado, que todos sus botones estaban bien cosidos y que su ropa había sido remendada con el meticuloso esmero que oculta los remiendos. Compartimos la sopa, y después, cuando le ofrecí mi petaca de tabaco, me dijo que no fumaba. Su perro, tan silencioso como él, era amigable sin ser servil.

Desde el principio se daba por supuesto que yo pasaría la noche allí. El pueblo más cercano estaba a un día y medio de distancia. Además, ya conocía perfectamente el tipo de pueblo de aquella región... Había cuatro o cinco más de ellos bien esparcidos por las faldas de las montañas, entre agrupaciones de robles albares, al final de carreteras polvorientas. Estaban habitadas por carboneros, cuya convivencia no era muy buena. Las familias, que vivían juntas y apretujadas en un clima excesivamente severo, tanto en invierno como en verano, no encontraban solución al incesante conflicto de personalidades. La ambición territorial llegaba a unas proporciones desmesuradas, en el deseo continuo de escapar del ambiente. Los hombres vendían sus carretillas de carbón en el pueblo más importante de la zona y regresaban. Las personalidades más recias se limaban entre la rutina cotidiana. Las mujeres, por su parte, alimentaban sus rencores. Existía rivalidad en todo, desde el precio del carbón al banco de la iglesia. Y encima de todo estaba el viento, también incesante, que crispaba los nervios. Había epidemias de suicidio y casos frecuentes de locura, a menudo homicida.

Había transcurrido una parte de la velada cuando el pastor fue a buscar un saquito del que vertió una montañita de bellotas sobre la mesa. Empezó a mirarlas una por una, con gran concentración, separando las buenas de las malas. Yo fumaba en mi pipa. Me ofrecí para ayudarle. Pero me dijo que era su trabajo. Y de hecho, viendo el cuidado que le dedicaba, no insistí. Esa fue toda nuestra conversación. Cuando ya hubo separado una cantidad suficiente de bellotas buenas, las separó de diez en diez, mientras iba quitando las más pequeñas o las que tenían grietas, pues ahora las examinaba más detenidamente. Cuando hubo seleccionado cien bellotas perfectas, descansó y se fue a dormir.

Se sentía una gran paz estando con ese hombre, y al día siguiente le pregunté si podía quedarme allí otro día más. Él lo encontró natural, o para ser más preciso, me dio la impresión de que no había nada que pudiera alterarle. Yo no quería quedarme para descansar, sino porque me interesó ese hombre y quería conocerle mejor. Él abrió el redil y llevó su rebaño a pastar. Antes de partir, sumergió su saco de bellotas en un cubo de agua.

Me di cuenta de que en lugar de cayado, se llevó una varilla de hierro tan gruesa como mi pulgar y de metro y medio de largo. Andando relajadamente, seguí un camino paralelo al suyo sin que me viera. Su rebaño se quedó en un valle. Él lo dejó a cargo del perro, y vino hacia donde yo me encontraba. Tuve miedo de que me quisiera censurarme por mi indiscreción, pero no se trataba de eso en absoluto: iba en esa dirección y me invitó a ir con él si no tenía nada mejor que hacer. Subimos a la cresta de la montaña, a unos cien metros.

Allí empezó a clavar su varilla de hierro en la tierra, haciendo un agujero en el que introducía una bellota para cubrir después el agujero. Estaba plantando un roble. Le pregunté si esa tierra le pertenecía, pero me dijo que no. ¿Sabía de quién era?. No tampoco. Suponía que era propiedad de la comunidad, o tal vez pertenecía a gente desconocida. No le importaba en absoluto saber de quién era. Plantó las bellotas con el máximo esmero. Después de la comida del mediodía reemprendió su siembra. Deduzco que fui bastante insistente en mis preguntas, pues accedió a responderme. Había estado plantado cien árboles al día durante tres años en aquel desierto. Había plantado unos cien mil. De aquellos, sólo veinte mil habían brotado. De éstos esperaba perder la mitad por culpa de los roedores o por los designios imprevisibles de la Providencia. Al final quedarían diez mil robles para crecer donde antes no había crecido nada.

Entonces fue cuando empecé a calcular la edad que podría tener ese hombre. Era evidentemente mayor de cincuenta años. Cincuenta y cinco me dijo. Su nombre era Elzeard Bouffier. Había tenido en otro tiempo una granja en el llano, donde tenía organizada su vida. Perdió su único hijo, y luego a su mujer. Se había retirado en soledad, y su ilusión era vivir tranquilamente con sus ovejas y su perro. Opinaba que la tierra estaba muriendo por falta de árboles. Y añadió que como no tenía ninguna obligación importante, había decidido remediar esta situación.

Como en esa época, a pesar de mi juventud, yo llevaba una vida solitaria, sabía entender también a los espíritus solitarios. Pero precisamente mi juventud me empujaba a considerar el futuro en relación a mí mismo y a cierta búsqueda de la felicidad. Le dije que en treinta años sus robles serían magníficos. Él me respondió sencillamente que, si Dios le conservaba la vida, en treinta años plantaría tantos más, y que los diez mil de ahora no serían más que una gotita de agua en el mar.

Además, ahora estaba estudiando la reproducción de las hayas y tenía un semillero con hayucos creciendo cerca de su casita. Las plantitas, que protegía de las ovejas con una valla, eran preciosas. También estaba considerando plantar abedules en los valles donde había algo de humedad cerca de la superficie de la tierra.
Al día siguiente nos separamos.

Un año más tarde empezó la Primera Guerra Mundial, en la que yo estuve enrolado durante los siguientes cinco años. Un «soldado de infantería» apenas tenía tiempo de pensar en árboles, y a decir verdad, la cosa en sí hizo poca impresión en mí. La había considerado como una afición, algo parecido a una colección de sellos, y la olvidé.

Al terminar la guerra sólo tenía dos cosas: una pequeña indemnización por la desmovilización, y un gran deseo de respirar aire fresco durante un tiempo. Y me parece que únicamente con este motivo tomé de nuevo la carretera hacia la «tierra estéril».

El paisaje no había cambiado. Sin embargo, más allá del pueblo abandonado, vislumbré en la distancia un cierto tipo de niebla gris que cubría las cumbres de las montañas como una alfombra. El día anterior había empezado de pronto a recordar al pastor que plantaba árboles. «Diez mil robles -pensaba- ocupan realmente bastante espacio». Como había visto morir a tantos hombres durante aquellos cinco años, no esperaba hallar a Elzeard Bouffier con vida, especialmente porque a los veinte años uno considera a los hombres de más de cincuenta como personas viejas preparándose para morir... Pero no estaba muerto, sino más bien todo lo contrario: se le veía extremadamente ágil y despejado: había cambiado sus ocupaciones y ahora tenía solamente cuatro ovejas, pero en cambio cien colmenas. Se deshizo de las ovejas porque amenazaban los árboles jóvenes. Me dijo -y vi por mí mismo- que la guerra no le había molestado en absoluto. Había continuado plantando árboles imperturbablemente. Los robles de 1.910 tenían entonces diez años y eran más altos que cualquiera de nosotros dos. Ofrecían un espectáculo impresionante. Me quedé con la boca abierta, y como él tampoco hablaba, pasamos el día en entero silencio por su bosque. Las tres secciones medían once kilómetros de largo y tres de ancho. Al recordar que todo esto había brotado de las manos y del alma de un hombre solo, sin recursos técnicos, uno se daba cuenta de que los humanos pueden ser también efectivos en términos opuestos a los de la destrucción...

Había perseverado en su plan, y hayas más altas que mis hombros, extendidas hasta el límite de la vista, lo confirmaban. me enseñó bellos parajes con abedules sembrados hacía cinco años (es decir, en 1.915), cuando yo estaba luchando en Verdún. Los había plantado en todos los valles en los que había intuido -acertadamente- que existía humedad casi en la superficie de la tierra. Eran delicados como chicas jóvenes, y estaban además muy bien establecidos.

Parecía también que la naturaleza había efectuado por su cuenta una serie de cambios y reacciones, aunque él no las buscaba, pues tan sólo proseguía con determinación y simplicidad en su trabajo. Cuando volvimos al pueblo, vi agua corriendo en los riachuelos que habían permanecido secos en la memoria de todos los hombres de aquella zona. Este fue el resultado más impresionante de toda la serie de reacciones: los arroyos secos hacía mucho tiempo corrían ahora con un caudal de agua fresca. Algunos de los pueblos lúgubres que menciono anteriormente se edificaron en sitios donde los romanos habían construido sus poblados, cuyos trazos aún permanecían. Y arqueólogos que habían explorado la zona habían encontrado anzuelos donde en el siglo XX se necesitaban cisternas para asegurar un mínimo abastecimiento de agua.

El viento también ayudó a esparcir semillas. Y al mismo tiempo que apareció el agua, también lo hicieron sauces, juncos, prados, jardines, flores y una cierta razón de existir. Pero la transformación se había desarrollado tan gradualmente que pudo ser asumida sin causar asombro. Cazadores adentrándose en la espesura en busca de liebres o jabalíes, notaron evidentemente el crecimiento repentino de pequeños árboles, pero lo atribuían a un capricho de la naturaleza. Por eso nadie se entrometió con el trabajo de Elzeard Bouffier. Si él hubiera sido detectado, habría tenido oposición. Pero era indetectable. Ningún habitante de los pueblos, ni nadie de la administración de la provincia, habría imaginado una generosidad tan magnífica y perseverante.

Para tener una idea más precisa de este excepcional carácter no hay que olvidar que Elzeard trabajó en una soledad total, tan total que hacía el final de su vida perdió el hábito de hablar, quizá porque no vio la necesidad de éste.

En 1.933 recibió la visita de un guardabosques que le notificó una orden prohibiendo encender fuego, por miedo a poner en peligro el crecimiento de este bosque natural. Esta era la primera vez -le dijo el hombre- que había visto crecer un bosque espontáneamente. En ese momento, Bouffier pensaba plantar hayas en un lugar a 12 Km. de su casa, y para evitar las ideas y venidas (pues contaba entonces 75 años de edad), planeó construir una cabaña de piedra en la plantación. Y así lo hizo al año siguiente.
En 1.935 una delegación del gobierno se desplazó para examinar el «bosque natural». La componían un alto cargo del Servicio de Bosques, un diputado y varios técnicos. Se estableció un largo diálogo completamente inútil, decidiéndose finalmente que algo se debía hacer... y afortunadamente no se hizo nada, salvo una única cosa que resultó útil: todo el bosque se puso bajo la protección estatal, y la obtención del carbón a partir de los árboles quedó prohibida. De hecho era imposible no dejarse cautivar por la belleza de aquellos jóvenes árboles llenos de energía, que a buen seguro hechizaron al diputado.

Un amigo mío se encontraba entre los guardabosques de esa delegación y le expliqué el misterio. Un día de la semana siguiente fuimos a ver a Elzeard Bouffier. Lo encontramos trabajando duro, a unos diez kilómetros de donde había tenido lugar la inspección.

El guardabosques sabía valorar las cosas, pues sabía cómo mantenerse en silencio. Yo le entregué a Elzeard los huevos que traía de regalo. Compartimos la comida entre los tres y después pasamos varias horas en contemplación silenciosa del paisaje...

En la misma dirección en la que habíamos venido, las laderas estaban cubiertas de árboles de seis a siete metros de altura. Al verlos recordaba aún el aspecto de la tierra en 1.913, un desierto... y ahora, una labor regular y tranquila, el aire de la montaña fresco y vigoroso, equilibrio y, sobre todo, la serenidad de espíritu, habían otorgado a este hombre anciano una salud maravillosa. Me pregunté cuántas hectáreas más de tierra iba a cubrir con árboles.

Antes de marcharse, mi amigo hizo una sugerencia breve sobre ciertas especies de árboles para los que el suelo de la zona estaba especialmente preparado. No fue muy insistente; «por la buena razón -me dijo más tarde- de que Bouffier sabe de ello más que yo». Pero, tras andar un rato y darle vueltas en su mente, añadió: «¡y sabe mucho más que cualquier persona, pues ha descubierto una forma maravillosa de ser feliz!».
Fue gracias a ese hombre que no sólo la zona, sino también la felicidad de Bouffier fue protegida. Delegó tres guardabosques para el trabajo de proteger la foresta, y les conminó a resistir y rehusar las botellas de vino, el soborno de los carboneros.

El único peligro serio ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial. Como los coches funcionaban con gasógeno, mediante generadores que quemaban madera, nunca había leña suficiente. La tala de robles empezó en 1.940, pero la zona estaba tan lejos de cualquier estación de tren que no hubo peligro. El pastor no se enteraba de nada. Estaba a treinta kilómetros, plantando tranquilamente, ajeno a la guerra de 1.939 como había ignorado la de 1.914.

Vi a Elzeard Bouffier por última vez en junio de 1.945. Tenía entonces ochenta y siete años. Volví a recorrer el camino de la «tierra estéril»; pero ahora en lugar del desorden que la guerra había causado en el país, un autobús regular unía el valle del Durance y la montaña. No reconocí la zona, y lo atribuí a la relativa rapidez del autobús... Hasta que vi el nombre del pueblo no me convencí de que me hallaba realmente en aquella región, donde antes sólo había ruinas y soledad.

El autobús me dejó en Vergons. En 1.913 este pueblecito de diez o doce casas tenía tres habitantes, criaturas algo atrasadas que casi se odiaban una a otra, subsistiendo de atrapar animales con trampas, próximas a las condiciones del hombre primitivo. Todos los alrededores estaban llenos de ortigas que serpenteaban por los restos de las casas abandonadas. Su condición era desesperanzadora, y una situación así raramente predispone a la virtud.

Todo había cambiado, incluso el aire. En vez de los vientos secos y ásperos que solían soplar, ahora corría una brisa suave y perfumada. Un sonido como de agua venía de la montaña. Era el viento en el bosque; pero más asombro era escuchar el auténtico sonido del agua moviéndose en los arroyos y remansos. Vi que se había construido una fuente que manaba con alegre murmullo, y lo que me sorprendió más fue que alguien había plantado un tilo a su lado, un tilo que debería tener cuatro años, ya en plena floración, como símbolo irrebatible de renacimiento.

Además, Vergons era el resultado de ese tipo de trabajo que necesita esperanza, la esperanza que había vuelto. Las ruinas y las murallas ya no estaban, y cinco casas habían sido restauradas. Ahora había veinticinco habitantes. Cuatro de ellos eran jóvenes parejas. Las nuevas casas, recién encaladas, estaban rodeadas por jardines donde crecían vegetales y flores en una ordenada confusión. Repollos y rosas, puerros y margaritas, apios y anémonas hacían al pueblo ideal para vivir.

Desde ese sitio seguí a pie. La guerra, al terminar, no había permitido el florecimiento completo de la vida, pero el espíritu de Elzeard permanecía allí. En las laderas bajas vi pequeños campos de cebada y de arroz; y en el fondo del valle verdeaban los prados.

Sólo fueron necesarios ocho años desde entonces para que todo el paisaje brillara con salud y prosperidad. Donde antes había ruinas, ahora se encontraban granjas; los viejos riachuelos, alimentados por las lluvias y las nieves que el bosque atrae, fluían de nuevo. Sus aguas alimentaban fuentes y desembocan sobre alfombras de menta fresca. Poco a poco, los pueblecitos se habían revitalizado. Gentes de otros lugares donde la tierra era más cara se habían instalado allí, aportando su juventud y su movilidad. Por las calles uno se topaba con hombres y mujeres vivos, chicos y chicas que empezaban a reír y que habían recuperado el gusto por las excursiones. Si contábamos la población anterior, irreconocible ahora que gozaba de cierta comodidad, más de diez mil personas debían en parte su felicidad a Elzeard Bouffier.
Por eso, cuando reflexiono sobre aquel hombre armado únicamente por sus fuerzas físicas y morales, capaz de hacer surgir del desierto esa tierra de Canán, me convenzo de que a pesar de todo la humanidad es admirable. Cuando reconstruyo la arrebatadora grandeza de espíritu y la tenacidad y benevolencia necesaria para dar lugar a aquel fruto, me invade un respeto sin límites por aquel hombre anciano y supuestamente analfabeto, un ser que completó una tarea digna de Dios.
(Elzeard Bouffier murió pacíficamente en 1.947 en el hospicio de Banon)."

El HOMBRE QUE PLANTABA ARBOLES
GIONO,JEAN
Editorial: OlaÑeta
Idioma: Español
ISBN: 8497163141



Si cada uno que reciba este mensaje plantara cien arboles...
Pasalo

video.google.com/videoplay?docid=5718335807564310432

miércoles, enero 03, 2007